Almudena Martínez ha recibido la Orden del Mérito Civil concedida por Su Majestad el Rey en reconocimiento a su labor al frente de la Fundación San Millán

31/03/2017
Premio

La coordinadora de la Fundación San Millán de la Cogolla, Almudena Martínez, ha recibido hoy en el Palacio de la Zarzuela (Madrid) la Orden del Mérito Civil, que le ha concedido Su Majestad el Rey de España en reconocimiento a su labor al frente de la Fundación San Millán de la Cogolla y del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua).

Almudena Martínez es la coordinadora general de la Fundación San Millán de la Cogolla desde se creación en 1998 a raíz de la declaración de los monasterios de Suso y Yuso como Patrimonio de la Humanidad en 1997, acontecimiento del que precisamente este año se celebra el 20 aniversario.

La Fundación San Millán se ocupa de la protección y cuidado de los monasterios de Suso y Yuso y de su promoción a través de un programa de educación patrimonial que recibió ya en 2011 el Premio Europa Nostra. Además, en 2016 la UNESCO eligió a los monasterios de San Millán como ejemplo de bien Patrimonio Mundial en el que conviven cultura, religiosidad y turismo en perfecta sintonía. La Fundación San Millán se dedica también al estudio y difusión del español a través de su Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua).

El encargado de imponerle la medalla ha sido el jefe de protocolo de la Casa Real, Alfredo Martínez.

Orden del Mérito Civil

La Orden del Mérito Civil, que concede el Rey Felipe VI a propuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores, premia los méritos de carácter civil adquiridos por el personal dependiente de alguna de las Administraciones Públicas incluidas en el ámbito de la Ley 30/92, o por personas ajenas a la Administración que presten o hayan prestado relevantes servicios al Estado, con trabajos extraordinarios, provechosas iniciativas o con constancia ejemplar en el cumplimiento de sus deberes.

La orden del Mérito Civil consta de siete grados y se suele conceder a Altos cargos de la Administración, Generales de los Ejércitos y de la Guardia Civil, o a personas relevantes tanto españolas como extranjeras, por lo que es necesaria su aprobación por el Consejo de Ministros.